fbpx

Cómo elegir la tipografía perfecta para tu marca

23 febrero, 2021
Cómo elegir la tipografía perfecta para tu marca

Elegantes, modernas, rompedoras, infantiles, serias…. Cada tipografía evoca diferentes sensaciones. ¿Cuál es la mejor para tu proyecto? Trabajo de Alfabeto Plomo.

Descubre los tipos de tipografías que existen y lo que representan, aprende a elegir la perfecta para cada proyecto y cómo combinarlas entre ellas

Las tipografías son un elemento fundamental a la hora de crear la identidad de una marca y es que, como te comentábamos en este artículo sobre branding, junto con el logotipo, la paleta de colores y otros elementos visuales, dotarán estratégicamente a tu marca de una imagen visual que transmita su personalidad y valores.

Qué es una tipografía

Podríamos decir que una tipografía es un conjunto de caracteres alfanuméricos que tienen unas características comunes ya que han sido diseñadas utilizando el mismo estilo. Pese a que existen matices diferentes con el término ‘fuente’, a día de hoy suelen utilizarse indistintamente.

Qué tipos de tipografía existen

Como te comentábamos, del mismo modo que se pueden transmitir diferentes valores, emociones o sensaciones a través de los colores o las formas, lo mismo ocurre con las tipografías. Si tu empresa se dirige a un público infantil, no debería utilizar la misma tipografía que si su público fuese adulto, o si quiere proyectar una imagen moderna versus una tradicional. Para saber qué tipografía se adecúa más a tus necesidades, lo primero es saber cuáles son los diferentes tipos de tipografía:

Serif, Serifa o con remates

Como el nombre indica, son aquellas tipografías que tienen un pequeño remate o terminación en los extremos, denominado serifa. Se suelen percibir como serias y tradicionales y aportan un toque más clásico e incluso un aire institucional. Éstas hacen que la lectura sea mucho más fácil gracias a la línea imaginaria que crean bajo el texto, por lo que son las más adecuadas para aplicar en textos largos. Algunos de los ejemplos más conocidos son la Times New Roman,  Courier, Clarendon o Minion.

Cómo elegir la tipografía correcta: Serif
Cómo elegir la tipografía correcta: ejemplos de Serif

Las tipografías Serif se caracterizan por sus remates en las terminaciones.

Sans Serif o de palo seco

A diferencia de las Serif, las tipografías de palo seco carecen de remates, por lo que cuentan con trazos más sencillos y limpios. Esto provoca que se asocien a modernidad y minimalismo. Suelen utilizarse de manera comercial, ya que son ideales para titulares o para textos de tamaño pequeño como en las pantallas de nuestros dispositivos móviles, algo que utilizamos a diario. En esta categoría tenemos a las famosas Arial, Futura, Bauhaus, Tahoma, Verdana o Helvética.

Cómo elegir la tipografía correcta: Sans Serif
Cómo elegir la tipografía correcta: ejemplos de Sans Serif

A diferencia de las Serif, las Sans Serif carecen de remate.

Slab Serif

También conocidas como mecanistas o egipcias, estas tipografías cuentan con remates, al igual que las Serif, pero se caracterizan por ser bloques gruesos más cuadrados. Las Slab Serif aportan mucha fuerza, solidez y se asocian a la modernidad, principalmente usadas para fines publicitarios ya que son muy vistosas. Rockwell o Roboto Slab son un claro ejemplo.

Cómo elegir la tipografía correcta: Slab Serif
Cómo elegir la tipografía correcta: ejemplo de Slab Serif

La Rockwell es un claro ejemplo de Slab Serif, gracias a sus terminaciones con remates gruesos en bloque.

Redondeadas

Como su nombre indica, se trata del uso de caracteres cuyos trazos han sido redondeados. Dan una imagen bastante informal y suelen asociarse a proyectos infantiles. El ejemplo más famoso es la conocida Comic Sans.

Cómo elegir la tipografía correcta: Redondeadas
Cómo elegir la tipografía correcta: ejemplo de Redondeadas

La tipografía redondeada más famosa es la Comic Sans, que siempre ha generado mucha polémica en el mundo del diseño.

Script o manuscritas

Las tipografías tipo Script son aquellas que imitan la caligrafía y los trazos realizados a mano. Transmiten elegancia, creatividad, cercanía y calidez. Algunas de las más conocidas son la Gótica, Brush o Vivaldi.

Cómo elegir la tipografía correcta: Script
Cómo elegir la tipografía correcta: ejemplos de Script

Las tipografías tipo Script o manuscritas generan calidez y cercanía.

Display o decorativas

Cada vez más en auge, hablamos de aquellas tipografías que no encajan en los conjuntos anteriores. Son tipografías creadas con fines específicos, dando rienda suelta a la creatividad sin tener tanto en cuenta la legibilidad y presentando una gran carga expresiva. Se suelen utilizar para logotipos, posters o publicidad y es que, debido a su gran personalidad, funcionan a la perfección en dosis pequeñas, pero no se recomiendan en bloques de texto largos.

Cómo elegir la tipografía correcta: tipografía Display
Cómo elegir la tipografía correcta: tipografía decorativa

Tipografía tipo Display: Troptical de Alexander Wright y Michu Benaim y  Digestif Posters de James Sheader y Angela Atehortua.

Cómo elegir la tipografía perfecta para tu marca

Ahora que ya conoces la clasificación principal de tipografías, resultará más sencillo elegir la tipografía ideal para tu proyecto. Éstos son los aspectos que debes tener en cuenta:

  • Que transmita la identidad de tu marca. A fin de cuentas, lo que buscamos es provocar en el lector unas sensaciones determinadas, que deben ir acorde al mensaje y la identidad de tu marca. Por ello el primer paso es decidir, ¿qué quieres transmitir?
  • El público objetivo. ¿Te diriges a un público adulto o infantil?, ¿moderno o tradicional?, ¿con qué tipo de gustos e intereses? Pensar en lo que uno quiere transmitir es esencial, pero no tener en cuenta al usuario final es un error garrafal.
  • La finalidad. No es lo mismo elegir una tipografía para un logotipo, un cartel publicitario, la etiqueta de un envase, un folio corporativo…
  • El soporte. Tampoco es lo mismo el texto de un libro que el de una aplicación móvil. Ten en cuenta si se va a imprimir, si será digital, en qué tamaño se visualizará, etc.
  • Que sea legible. Parece obvio, pero muchas veces no se tiene en cuenta la legibilidad y es un punto esencial a la hora de elegir una tipografía. Por muy llamativa o atractiva que resulte, si no se lee correctamente, descártala.

 

Cómo elegir la tipografía correcta: juega con los grosores

Una misma tipografía puede tener muchos grosores diferentes, juega con ellos. Gustavo Typeface de Lift Type.

Cómo combinar tipografías

Si elegir una tipografía conlleva trabajo, combinar varias es toda una labor. Éstos son nuestros consejos para combinar tipografías de manera exitosa:

  • Limita el número de tipografías: por lo general es recomendable no mezclar demasiadas tipografías. Esto no quiere decir que no puedas hacerlo en ocasiones específicas, pero por lo general con dos o tres tipografías tendrás de sobra para tu proyecto.
  • Establece jerarquías: a la hora de combinar tipografías, especialmente si usas más de dos, es imprescindible establecer una jerarquía. Para ello, traza mentalmente el recorrido visual que quieres que realice el lector y define qué contenidos son más importantes, asociándoles una tipografía acorde a su relevancia y creando un orden de lectura.
  • Crea contrastes: Una forma que suele funcionar muy bien es combinar tipografías Serif con Sans Serif, o jugar con las negritas y cursivas.
  • Juega con los grosores: más allá de las negritas y cursivas, una misma tipografía puede tener múltiples grosores, desde el Extra Light al Extra Bold puedes lograr múltiples combinaciones.
  • Utiliza tipografías de la misma familia: éstas han sido creadas para trabajar juntas, por lo que sabemos de antemano que lo harán bien. Si prefieres no arriesgar e ir sobre seguro, utilizando tipografías de la misma familia conseguirás fácilmente una gran coherencia visual.
  • No combines fuentes demasiado similares: en contrapartida al punto anterior, utilizar tipografías de familias diferentes pero que sean muy similares, distorsiona la lectura, la hace incómoda y genera confusión.
  • Nunca deformes una tipografía existente: tras cada tipografía se encuentra un diseñador o grupo de diseñadores que ha trabajado arduamente para conseguir un resultado coherente. Al deformarla, lo más probable es que tires este trabajo por la borda y se pierda la armonía.

¿Te ha resultado útil? Síguenos en nuestras redes sociales para estar al día de nuestro blog y, si necesitas ayuda con la creación de tu marca, contáctanos para que te asesoremos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email