fbpx

Los 7 errores más comunes a la hora de hacer publicidad en las redes sociales

25 noviembre, 2020
Los 7 errores más comunes a la hora de hacer publicidad en redes sociales

No analizar los resultados y las métricas obtenidas es un error tan grave como habitual.

Te contamos cuáles son los fallos más recurrentes cuando pones anuncios en Facebook, Instagram, etc. y cómo evitarlos

La publicidad en las redes sociales está en auge y no es de extrañar. Cada vez pasamos más tiempo al día utilizándolas y las empresas se han ido apoderando de estos espacios para darse a conocer y conectar con sus clientes potenciales. Además, los anuncios en redes sociales resultan muy económicos en comparación con otros tipos de publicidad y, no sólo eso, las posibilidades de segmentación son de lo más amplias.

Las redes sociales simplifican y facilitan el proceso de la publicación de anuncios y es que, al final, es su manera de monetizar estas plataformas. Únicamente dándole al botón de “promocionar publicación” podemos invertir una pequeña cantidad que tendrá un gran alcance. No obstante, poner anuncios sin ton ni son no suele resultar muy efectivo. A menudo nos encontramos con clientes que han invertido dinero y están desencantados con el resultado. Si ya te hablamos sobre los errores más frecuentes de las empresas en redes sociales, hoy te contamos desde nuestra experiencia los errores más frecuentes a la hora de realizar publicidad en las redes sociales.

1. Creer que las redes sociales no son efectivas

Nos encontramos de manera habitual con personas que creen que las redes sociales son irrelevantes para su ámbito profesional, que son sólo para jóvenes o que no sirven de nada. Este estudio revela que el grupo demográfico que más rápido crece en Twitter es el de personas entre 55 y 64 años y el de entre 45 y 54 años en Facebook, por poner un ejemplo. Si investigas, podrás comprobar que otros grupos demográficos también están representados en unas u otras plataformas. Este otro estudio concluye que el 85% de los internautas entre 16 y 65 años usan las redes sociales de manera diaria. Y es que éstas forman ya parte de nuestra sociedad, por eso, busques a quien busques, los encontrarás en ellas.

2. No tener una estrategia

Sin importar qué magnitud tenga tu negocio o a qué se dedique, tener una estrategia es imprescindible. Debes planificar con antelación las acciones que vas a llevar y no realizarlas al azahar. Esto resultará mucho más efectivo y te ahorrará mucho tiempo y dolores de cabeza. Si vas a invertir dinero en publicidad, planea un calendario estratégico en función a tus objetivos y eventos remarcables.

3. No definir un objetivo claro

No tener claro el objetivo de un anuncio o campaña es uno de los problemas más graves y a la vez habituales que existen. Antes de invertir dinero, debes plantearte qué quieres conseguir con ello. Porque no es lo mismo una campaña específica para promocionar un nuevo producto o servicio, que un anuncio para conseguir reputación de marca o para atraer clientes potenciales a tu establecimiento físico. Quien mucho abarca, poco aprieta. Antes de ponerte manos a la obra, determina qué esperas obtener para planear luego cómo hacerlo.

4. No elegir la red social adecuada

En este artículo te comentábamos las características, similitudes y diferencias de las principales redes sociales que existen actualmente. Así como cada plataforma tiene sus diferentes características, usos y audiencias, es primordial determinar dónde se encuentra el público objetivo al que quieres dirigirte. No es lo mismo anunciarse en Facebook, en Instagram, en TikTok, en Pinterest o en Linkedin. ¿Sabes a quién quieres dirigirte? Pues ya sólo te queda estudiar qué redes sociales utilizan.

5. No segmentar correctamente

Con tan solo 20€ de inversión en Facebook puedes llegar a unas 10.000 personas. Suena atractivo, ¿verdad? Pero, ¿sirve de algo gastar ese dinero para mostrar tu anuncio a personas de manera aleatoria?

Lo maravilloso de la publicidad en las redes sociales son sus herramientas de segmentación súper precisas. Puedes segmentar por género, rango de edad, ubicación, nivel de formación, ámbito profesional, intereses, comportamientos digitales… ¡y mucho más! No las desperdicies y haz uso de ellas. Perder algo de tiempo en pensar a qué tipo de persona quieres llegar te ahorrará desperdiciar tu presupuesto en vano.

6. No configurar bien el CTA

Tienes claro el objetivo, has elegido correctamente la red social, has segmentado de manera precisa para llegar a tu cliente potencial… Todo pinta sobre ruedas pero te has olvidado de configurar el CTA, ¡error!

¿Qué llamada a la acción hay en tu anuncio?, ¿a dónde lleva el anuncio cuando un usuario hace click en esa llamada a la acción? Las opciones son múltiples: el anuncio puede re-direccionar a la página web, a whatsapp, al teléfono para realizar una llamada… Esto irá íntimamente ligado al objetivo del anuncio.

Un error habitual es enviar siempre al usuario a la home-page de tu página web. Si el anuncio es una promoción concreta, crea una landing-page específica para ello; si quieres recoger información, crea un formulario; si quieres dar a conocer tu local, configura el mapa de cómo llegar… De lo contrario, es probable que tu cliente potencial no encuentre la información que busca y abandone de inmediato.

7. No analizar los resultados

El análisis de las métricas obtenidas es fundamental para determinar cómo ha resultado la campaña, si ha sido efectiva, qué puede haber fallado y qué se puede mejorar. Porque el marketing no es una ciencia exacta y a base de prueba y error es como se afina la estrategia, debes ser paciente y estar dispuesto a realizar varias pruebas hasta acertar.

Los key performance indicators o kpis, son aquellos parámetros medibles que podemos analizar. En función de tus objetivos, determina qué kpis son relevantes y te interesa estudiar. Por ejemplo, un elevado número de likes puede no suponer lo mismo si tu objetivo es el brand awareness o reputación de marca que si tu objetivo es el de conversión. Y es que no solo de likes y follows vive el hombre

Si no has obtenido los resultados esperados, examinar los datos te ayudará a encontrar o como mínimo a intuir dónde está el error. Por ejemplo, si tu anuncio estaba configurado para redirigir al usuario a tu página web y has recibido muchos clicks pero pocas conversiones, es bastante probable que el problema esté en la página web y debas replantearte cambiarla. Si el anuncio redirigía a whatsapp y pese a tener muchos clicks nadie te ha escrito, quizás sea debido a una falta de confianza.

Conclusión

En definitiva, la publicidad en redes sociales puede llegar a ser extremadamente efectiva a la par que económica, pero debe planificarse y ejecutarse bien. Si sigues estos consejos podrás comprobar que tus anuncios aumentan notablemente su rendimiento. Y, si todo esto te supera y prefieres externalizar la publicidad de tu empresa y la gestión de las redes sociales, puedes contactar con nosotros para que te asesoremos sin compromiso. ¿Hablamos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email